A los afectos que perduran... Ellos mueven el mundo.

domingo, 12 de junio de 2011

"La experiencia más bella que podemos tener es la de lo misterioso" Einstein

La vida es demasiado breve y demasiado misteriosa. Tanto que sorprende y asusta si nos atrevemos a parar por un instante la actividad incesante en la que, sin hacernos pregunta alguna, nos embarcamos.
"¿Donde estoy? ¿A qué causas debo mi existencia y a qué condición retornaré?" (David Hume)
Muchos filósofos se han hecho una y otra vez a lo largo de los siglos las mismas preguntas. Y muchos más que no pasaron a la historia del pensamiento humano también se las hicieron. Y se las hacen.
"¿Donde estoy? ¿Qué quiere decir mundo? ¿Qué significa esta palabra? ¿Quién me ha introducido en todo esto y me ha dejado ahora abandonado aquí? ¿Quién soy yo? ¿Cómo he venido al mundo? ¿Por qué no fui preguntado, por qué no se me hizo conocer las costumbres y convencionalismos, sino que se me situó en la fila como si hubiese sido comprado por un comerciante de almas?" (Kierkegaard)
"Cuando considero la poca duración de mi vida, absorbida en la eternidad precedente y siguiente, me espanto y me asombro de verme más bien aquí que allá.... ¿Quién me ha puesto aquí? ¿Por orden y autoridad de quién este lugar y este tiempo me han sido destinados?" (Blaise Pascal)
Aunque seguramente son mayoría los que nunca se las hacen... Como sociedad occidental hemos perdido la relación mágica y misteriosa con la tierra y con el universo, ya no hay tiempo ni lugar para dar cobijo a las preguntas que no tiene respuesta...
Sin embargo, y aunque me lanzaron aquí sin preguntarme y sin saber la razón, me veo enfrentada a buscar un sentido que me sirva para vivir. Y vivir lo mejor posible. Yo encuentro el sentido colaborando con mi pequeño grano de arena..., cuando tengo la fortuna de hallarlo..., en:
-La transformación social. Todo cambio exterior comienza en el interior de los sueños y de la imaginación de cada persona que participa en ella.
-La mejora de la educación.
-La contribución a una ética global: Tenemos responsabilidad por todo lo que hacemos y por lo que no hacemos. Todas nuestras decisiones y acciones, tanto como nuestras desganas de actuar, tienen consecuencias sobre los demás y sobre el mundo que creamos.
-La búsqueda de la paz.
-El aumento de la conciencia ecológica.
-La felicidad interior.
-A través de la admiración de la belleza, del arte.
-La creación en sí, un poder al alcance de todos los seres humanos. Creación no ya de una obra de arte, sino de cualquier obra, grande o pequeña, una pintura, una buena comida o un arreglo en el jardín, y sobre todo la creación del día a día de nuestra vida.
Creación con entusiasmo. Una palabra bella que significa "tener un dios dentro de sí". La persona entusiasta cree en sí misma, en los demás, en la fuerza que tiene para transformar el mundo y su propia realidad.
El peor de los dramas que un ser humano puede sufrir es carecer de entusiasmo, carecer de todo tipo de ideales, no aspirar a nada pues eso convierte la vida en una burda representación. Ahí cesa la vida y acaba el ser vivo aunque continúe en apariencia y ya sin alma y  lleve a los demás a tomar por vivas personas que hace mucho que murieron.
-Y amar... quizás lo que más carga de sentido la vida. "Amar es la causa, la seña y la justificación de la vida. Amarlo todo de Dios abajo. Es decir, aquí no hay abajo ni arriba: amarlo todo. Amarlo todo menos lo que es pereza de amar. Porque en el fondo de nuestro desamor y de nuestro automatismo que todo lo lleva a mal llevar, no hay más que pereza. Sacudámosla, pues; esforcémonos: nada más que esto, y habremos justificado nuestra vida: reformándonos nosotros mismos solamente, ya habremos reformado al mundo."(Joan Maragall)

Sobre "Inteligencia espiritual" de Francesc Torralba